LAS ENEMIGAS DE LOS PERROS


En esta época del año las espigas comienzan a secarse y son un arma para nuestros mejores amigos.

Hay que cuidarse y evitar zonas donde haya campos de espigas porque pueden introducirse por los orificios nasales, los oídos, atravesar la piel de las patas, etc...

Las espigas pueden ser letales porque en muchas ocasiones hemos sacado espigas de pulmones, hígado, bazo y otros órganos. Migran, si no son extraídas rápidamente. La mejor forma de actuar si sospechas de que a tu perro se le ha metido una espiga es acudir cuanto antes al veterinario.

Los síntomas son: estornudos constantes, secreción, rascado en la trufa, si se ha introducido en la nariz, movimiento de cabeza constante si la tiene en las orejas, inflamación de almohadillas y de zona interdigital si se ha introducido en las patas, si está situada en tora parte del cuerpo saldrá una fístula y deberá ser el veterinario experto, con pruebas, el que tenga que averiguar donde, a veces, sólo abriendo mediante cirugía puede averiguarse.

Tu veterinario deberá extraer la espiga, siempre y cuando esté cerca al orificio natural mediante unas pinzas largas, previamente el animal deberá ser sedado para evitar irritación nasal y/o perforación timpánica. Además no es nada agradable que nadie te introduzca un objeto por la nariz o por la oreja por lo que nuestros amigos tienden a moverse y puede ser muy peligroso. La duración de todo este procedimiento es de entre 35 minutos y 60minutos, una vez dormido, ya que debe hacerse con sumo tiento y cuidado. Si la espiga no está cercana al orificio, no podrá ser extraída mediante este método y será necesario una endoscopia, al animal se le anestesia completamente y acude un especialista a su realización.

Si la espiga ha migrado tanto como para estar en pulmón, hígado, bazo etc.... el animal deberá ser operado y sometido a una cirugía muy compleja.

Siempre que se saca una espiga el animal debe llevar una cobertura de analgesia, de antibiótico y de antinflamatorio, y es muy importante que el dueño esté atento porque en ocasiones las espigas dejan esporas de hongos y al cabo de un mes puede haber sobrecrecimiento de ellos y necesitar tratamiento, por lo que deberá acudir de nuevo al veterinario.

Dependiendo del peso del animal el coste de todo este procedimiento cambia, ya que a mayor peso, más sedación y por tanto más coste. Evidentemente si se tiene que llegar a realizar endoscopia o cirugía su coste será más elevado. No todos los casos de espigas son iguales ni se tratan igual, depende de la localización, del animal, de la raza y de si existe perforación o secreciones con bacterias o no. Para saber todo esto el veterinario debe estar bien cualificado.

Publicado: 2 de Junio de 2016 a las 08:59