Al igual que en los humanos, el mantener una adecuada higiene dental es fundamental para evitar graves problemas de salud derivados que pueden afectar a nuestras mascotas.

Los dientes de los perros y de los gatos se organizan en dos arcadas dentarias, la superior y la inferior. Se clasifican según su estructura en cuatro tipos de dientes: incisivos, caninos, premolares y molares. (I,C,P,M) En los cachorros empiezan a emerger los incisivos, caninos y premolares de la dentadura decidua o de leche entre la 3-6 semanas de vida, y entre los 3-7 meses de vida los dientes de leche se reemplazan por los permanentes. La dentadura definitiva en perros está formada por cuarenta y dos dientes colocados 20 en el maxilar superior y 22 en la mandíbula. Los gatos tienen “sólo” 30 dientes. Fórmulas Dentales Definitivas: En el perro: 2 (I 3/3; C 1/1; P 4/4; M 2/3) = 20/22=42Piezas. En el gato: 2 (I 3/3; C 1/1; P 3/2; M 1/1) = 16/14=30Piezas. ·

Enfermedad periodontal
La falta de higiene buco-dental en perros y gatos da lugar a que se desarrolle la enfermedad periodontal que engloba a todas las enfermedades que afectan a los tejidos que sujetan al diente; puede ir desde una gingivitis (inflamación leve de encías), hasta la perdida de piezas dentales por destrucción de las diversas estructuras que anclan el diente a la encía, con el consecuente dolor y malestar que ocasiona en nuestros animales, llegando incluso a dejar de comer. La enfermedad periodontal se inicia cuando después de comer, las bacterias se adhieren a la superficie del diente dando lugar a la formación de la placa bacteriana que si no se elimina, se mineraliza y se convierte en sarro. Además existe riesgo de que las bacterias que forman la placa dental pasen a través del torrente circulatorio a otros órganos produciendo infecciones graves en ellos.

Diagnóstico
El diagnóstico de estos problemas se basa en la exploración de la cavidad oral. En el curso de cualquier consulta que realicemos en el veterinario con nuestras mascotas, éste realizará chequeo completo incluyendo la boca, de forma que si es necesario puede recomendarnos la realización de una placa radiográfica de los dientes para confirmar el diagnóstico y valorar así la extensión y gravedad del proceso de la enfermedad. Esta enfermedad es más habitual en razas pequeñas y gatos, ya que la superficie del diente el menor y es más fácil que se fije la placa. Además hay animales que por el tipo de saliva (PH, cantidad producida...) son más susceptibles de padecerla y en ellos el proceso suele ser crónico.

Tratamiento
Para eliminar el sarro y la placa dental de la boca de nuestras mascotas, hay que acudir al veterinario para realizar una limpieza de boca de forma profesional, realizada bajo anestesia ya que en el procedimiento de limpieza dental se suelen usar aparato de ultrasonidos que resulta muy molesto y nuestros animales no suelen "colaborar" mucho. Después de la limpieza es aconsejable realizar un buen pulido de la superficie dental que elimine las rugosidades y disminuya el riesgo de volver a fijarse la placa. Cuando el proceso de periodontitis es grave o está muy extendido se tratará con antibioterapia para evitar diseminar la infección al resto del organismo. Si no se realiza una limpieza profunda de forma profesional y no se trata, el proceso evoluciona en el tiempo, llegando a un estado irreversible en el que las encías al estar inflamadas sangran al menor contacto, los dientes dejan de estar anclados siendo susceptibles de caerse por la destrucción de las estructuras que lo sujetan, y los animales tienen intenso dolor que les lleva incluso a dejar de comer, produciéndose halitosis con mal aliento en la boca, bastante desagradable para los propietarios de mascotas.

Prevención
- Alimentación
: utilizar pienso seco, disminuyendo al máximo la comida de lata, comida casera y demás "chucherías". La croqueta tiene efecto mecánico de abrasión sobre el diente evitando la fijación de la placa. - Revisión periódica de la boca de nuestras mascotas. Consultar con el veterinario si existe cualquier signo de alarma: inflamación de encías, sarro, molestia al comer, dientes inestables, halitosis, sangrado de encías, hipersalivación... no esperar a que el proceso sea más grave e irreversible.
- Profilaxis: existen en el mercado diversos productos que usados frecuentemente disminuyen la aparición de placa.
- En casa: acostumbrarlos desde el principio a que se dejen manipular y abrir la boca y tocar encías y dientes.