Los exámenes de heces se hacen para prevenir problemas gastrointestinales y para tratar, en caso de la existencia de parásitos, con el tratamiento más adecuado frente al gusano concreto